Yummi, una friki demasiado guarra