¿Y si dejamos el maquillaje y nos tocamos?