Wetta se vuelve loca cuando ve un rabo