Una pareja asiática sabe como montárselo