Una escena de Nacho Vidal y su mujer Franceska Jaimes