Una ducha bollera sin horno