Un maratón brutal de sexo por la playa