Tratando los coños como objetos