¿Te dejarías comértela en pleno restaurante?