Se moría de ganas por romperles los pantalones