Sasha Grey y su vicio con las máquinas