Samantha Pink firmando uno de sus contratos calientes