Rellenándola como si fuese un pavo