Que rubia, que tetas... ¡HOSTIA UN RABO!