Probando las máquinas pro primera vez