Porque el estudiar con amigas puede acabar en cualquier cosa