¿Por qué no entras un rato vecinito?