Por favor, que duren estos rabos mágicos