Policía aprovechándose de su status en una tienda