Pero no chilles tanto pedazo de puta, que es una máquina