Parece que no ha roto un plato en su vida y la come como nadie