No hay nada más morboso que tocarse en la biblioteca pública