Nikki, vamos a hacer las paces