Nikki no quiere ver a sus clientes aburridos