Nicole, dicen que haces que los rabos se corran