Mucho morbo en el sofá