Mischa y Sheena con un rabo de verdad y uno de plástico