Mira, ese rabo para las dos