Les entra el calentón en el puerto de Barcelona