Las británicas son muy guarras cuando no hay nadie delante