La nueva víctima de Torbe es una pelirroja friki de cómics - Pilladas