La más inocente de todas es la que mejor maneja un buen nabo