Jennifer, la mesa de billar sirve para más cosas