Jada Stevens ha pasado de nivel, ahora se las come de dos en dos