Hay quien adora a las pelirrojas con unos quilitos de más