Haruka Mei con ejecutivos japoneses a sus pies