Esto es lo que pasa cuando zorreas con tu entrenador