Ella y él, morbo máximo