El yoga siempre acaba provocando un buen calentón