De camino al salón de masajes para rellenarse la entrepierna