Carla Cruz, una mamadita en el coche y un polvo en el bosque