Ashley Fires también lo ha probado con máquinas sexuales