Aquél día, Bibi cayó de rodillas