Al lisiado hay que darle algunas alegrias