A Kennedy también le gusta el amateur