A falta de pollas, plátanos