A Chanel Preston le ha podido la curiosidad por el lado oscur